1 nov. 2015

MI VIEJO, a Tres Lustros



Tres lustros de tu presencia en otros planos, a una centuria de haber llegado a éste, y en toda nuestra vida estando con nosotros, desde que partiste, aún sigues estando, en la huella indeleble que a tu pasos nos distes, en las risas, los dulces, tu amable compañía y en tu olor a tabaco, grabado en mi disco duro desde los primeros pasos, gozoso de ayudarte en días de descanso, acompañando tus faenas entregado en amor a lo que haces. Eres para mí el abierto archivo de minimizada ventana, presto a sensatas respuestas al ser consultado, siempre vigente, el amigo respetuoso y solidario, padre, compañero, abuelo, colega, confidente, hermano… siempre ahí, siempre estando,… con tu mano extendida apostando la vida, en la de uno confiando, con la palabra exacta que despeja la duda rectificando medidas, o dando luces para avalar decisiones aún no tomadas. Eres de los hombres que no mueren, que aunque tu alma descanse en el cielo que forjaste, tu sempiterna enseñanza, autenticidad de Ser, humildad y sencillez, quedarán por siempre en nosotros, como profundo fruto del amor que nos legaste. Bendice mi lágrima el reflejo de tu risa, el ejemplo que sembraste, el saber tú alma libre, en la Paz de otro mundo que sigue al que habitaste.  


MARIO MARTIN
14.12.14