10 may. 2015

SIN EMPAQUE


SIN EMPAQUE

Desde hace diez meses, sin empaque,
Contenido invisible, inconciente y mudo,
Tus huellas me permitieron hallarte,
la misma soledad, en el mismo espacio.

Circunstancia de vida, me ha tocado,
Volar libre, como seguro hiciste,
Como aeropuerto el mismo cuarto,
con ventana, de pista multicolor.

Sobre árboles, en alas emplumadas,
descifrando pictogramas de nubes,
dejándome arrullar por melodiosos,
acordes de lluvia, sobre techos de lata.

Recorrer el camino de los españoles,
visitar el mar desde Los Castillos, la torre,
vibrar con el repique de campanas,
conversar con Bolívar en su morada,
compartir con Pacheco, el frío del Alba.

Sembrar de colores la montaña,
escalar en funicular la cima del Ávila,
Alojarme en lo más alto del Humboldt,
para planear apacible sobre Caracas.

Necesité tocar fondo, derrumbarme,
Querer “parar” el mundo para bajarme,
mi mente infringiera el más agudo dolor,
para abrir la puerta y encontrarme.

Descubrí lo eterno dentro de mí,
comprendiendo, lo incomprensible,
explicándome, lo inexplicable:
Somos idéntica parte, igual al Todo.
Libres del tiempo y del espacio.

Tu estuche vencido, te dejó libre.
A mi, libre de abandonarle,
En el día de las madres te regalo,
mi Ser, libre y luminoso… sin empaque.

MARIO MARTIN

Mayo 2010


Foto de Internet

3 may. 2015

VOZ PROFUNDA QUE DIRIGE MI VERBO




Voz profunda que dirige mi verbo tomando mi pluma y mi expresión, no sé quién eres, de dónde sales, a veces entro en contradicción. Cuando me inspiro apareces dictándome palabras haciéndome distinta la intensión, asombrándome incrédulo, con alguna revelación. Voz de palabras sin descripción, trascendidas a imagen que entrelazadas consagran momentos y sentimientos de inspiración haciéndose presentes eternos al ser revividos como  lector. Palabras que liberan lo nombrado de propiedades que dicta la razón, adquieren el significado asignado por el mágico ensamble de tú voz, que ensordecedora y silenciosa cae de adentro, avasallante como oscuro ínstate de brillante luz. Voz profunda que dirige mi verbo tomando mi pluma y mi expresión, ya sé quién eres, la Voz de otro, que finalmente, también soy yo.

MARIO MARTIN
15-12-2010


Pintura “Mi otro Yo” de Laura Manesevich, artista argentina

1 may. 2015

EN BALTIMORE, EL AZABACHE RECLAMA


Tiembla el alma de impotencia conteniendo la rabia, nuevamente arremete el Kukuxklán contra la raza originaria, a mansalva impune con prepotencia inhumana, otra vez tiñe de sangre el Apartheid las calles, con el purpura de la esclavitud afroamericana, ahora, con el apoyo del blanco negro de la Casa Blanca ¡Hasta cuándo el pobre azabache reclama! ¡Hasta cuándo enseñoreada la injusticia se ensaña! ¡Será Freddie Gray, fósforo que incendie el hartazgo de la masa! ¡Cuándo será qué el blanco pueblo y el pueblo negro se unirán en banderas de salva, para de una vez y por todas, acabar con el sistema que al mundo desangra!

MARIO MARTIN

01.05.2015