8 ago. 2017

SURCANDO EL CAMINO


Nubes retrogradas negadas a morir, abonan el Caos con tentáculos de bestias podridas, y con su gas enrarecido exacerban miedos inyectando odios, tratando de asfixiar el entorno con mentiras, pero, lejos de someter voluntades, afinaron los arcos que rompieron con flechas sordos espacios rasgando extractos que impedían a la luz llegar a su destino, para lustrar la esperanza en inocentes miradas con su brillo, despertando a los héroes dormidos, uniendo con lazos los pueblos que hacen temblar los olvidos, izando estandartes del preciado legado en la proa de naves que surcarán el camino.

MARIO MARTIN
08.08.2017