28 oct. 2017

SIMÓN RODRÍGUEZ




Maestro, de singular vocación
con gran visión, tú
época  adelantaste.
Cien años antes de
Darwin: la Evolución.
por Proletariados,
antes que Marx luchaste.
 
En su constante
devenir: “La Naturaleza,
sus días de
trabajo”, decías, “no contaba”
hoy comprendemos
con gran sorpresa,
que también la
Dialéctica te acompañaba.
 
Como ánima en
penas, qué frustración,
por ignorancia, te
consideraron loco,
no era el momento
de la Revolución.
Avanzadas ideas que
entendieron poco
 
Educación a los
pobres, también a las mujeres,
deben ser las bases
de la  “Verdadera Sociedad“
de “Inventamos o
erramos”, progenitor eres
“No imitar
servilmente”: Viva la Originalidad
 
Virtudes y Luces
para la Humanidad,
en tantos intentos,
fallidos,  desesperado,
predijiste tu
presencia en esta edad,
tú momento
nuevamente ha llegado.
 
Cual sabio: no
naciste, cuando la luz viste,
sino  cuando
tu luz comenzó a alumbrar.
Y aunque en 
la miseria, por tus ideas moriste
hoy nos conduces
con tu luz a Triunfar.
 
“El que habla de
Sociedad en estos tiempos
adelanta de un
siglo su existencia,
ahora lo enterraran
sus coetáneos de limosna:
después vivirá
entre sus contemporáneos
con honores”...
 
Esta vez no
dejaremos a los Godos,
ni a Ministros del
altar, vanidosos,
que haciendo uso de
medios poderosos
nos resignen a la
obediencia, a todos.
 
Percibamos
compatriotas, el momento,
luchemos unidos,
avivemos el fuego,
“no ver al que nos
toca, es estar ciego,
no sentirlo, es
estar muerto”.
 
Maestro el que
enseña a aprender,
entendiendo y
ayudando a comprender:
Qué cada quién
piense en todos,
para que todos
piensen en él.
 
Sus leyes propias,
tiene La Historia.
Cuando somos
muchos, en lugar de uno,
coyuntural momento
como  ninguno,
para reconquistar
la arrebatada Gloria
  
Por El Pueblo y
para El Pueblo se hace todo
Todos somos El
Pueblo, y hay que Obedecer a Todos
La propiedad ya no
de uno, con equidad de Todos.
Gracias Simón
Rodríguez, por deslastrarnos del lodo.
 
Te saludo y me
despido finalmente,
confirmándote que
ya no estás sólo,
que nuevamente
estas entre tu gente,
con el gran mérito
de formarte solo.
 
Mario Martin/ Nov’04


En HOMENAJE en un nuevo aniversario de su natalicio ((28 de Octubre de 1769)*