9 mar. 2017

HUELLAS EN EL LACRE


Como huella en el lacre, modelada en filigrana de valores, dictando autómatas reacciones frente a situaciones circundantes y realidades, cual visado, abrogando identidades con inamovible postura y posiciones, irreconciliable con la mínima intención de aceptar valedera, la diversidad de pensamientos y opiniones. Inmersos en MaCarthy, y en sus putrefactas aguas residuales, sustentando miedos y alimentando odios con inventadas razones, siempre prestos, siempre escépticos, aunque reboten en sus caras las mas evidentes transformaciones, que por principio menosprecian, y si no, con envidia maliciosa pronostican incrédulos, ocultos intereses, nutriéndose de la macolla que corrompe, mientras el efímero éxito sucumbe ante la natural ineptitud que auguran a sus  promotores. Regurgitan  incesantes, consabidos propósitos y malas intensiones, de las sombras que se hacen fuertes invasoras, que aunque nunca lleguen, ni evidencien, tarde o temprano creen serán indefectibles, amargando en consumo su existencia, con eco acompasado del rumiar decadente, de esperpentos como especie, dedicada a invernar en lúgubres atmósferas, que subyacen deprimiendo sus emociones, mientras ven avanzar vertiginosa la conciencia, copando espacios y construyendo nuevos horizontes, que negados a aceptar, los tomará de sorpresa descubriéndose como fósiles varados, en la estación de los albores. 

MARIO MARTIN

05.03.2015 


Foto bajada de Internet