22 dic. 2015

EL RUGIR DE LAS ENTRAÑAS HERMANANDO AL HOMBRE


Con la furia y el rugir de telúricas fuerzas de sus entrañas, cuando reclama la Pachamama, arrasando las incongruencias del hombre, iguala al ras sin distingos a ricos y pobres, identidades abrogadas, credos, razas o colores, sin dinero que importe, haciendo solo depender la vida del común esfuerzo que hermanados impone, compartiendo los escasos recursos que se disponen, renaciendo el amor y espontaneidad en sus relaciones, para libremente tocarse, sostenerse, sonreírse o celebrarse, con la solidaridad del fraterno abrazo, sin prejuicios ni intereses que lo trochen, aflorando el humanismo que al humano corresponde, superando el infortunio de la catástrofe y sus situaciones ¿Dónde entonces quedan tan hermosos valores, cuando toca de nuevo regresar al “orden” de un mundo normal y mezquino instaurado por individualismo del hombre?¿Cuándo será que el telúrico movimiento ruja en las entrañas de mentes y creencias, transformando en amorosa convivencia las sociales relaciones, arrasando poderes egoístas y opresores, para armonizar con la Naturaleza y el Orbe?

MARIO MARTIN

22.12.2015