18 dic. 2015

FLORECIENDO ROJO EN EL VERDE


Sublimes fuerzas avanzando lentamente, prendiendo subyacentes contructos de irreversibles raíces, con luces clandestinas de imperceptible timidez sobreviviente, que cimbran en recodos y paredes, mimeografiados ideales entre sombras y candiles, en letras de calle venidas del tiempo en alternadas voces y clarines, de boinas, alpargatas y overoles, aceitando el pavón de los fusiles, saludando el alba en catatumbas de lata y bajareque, entre cantares de gallo que comulgan aromas del café en pocillos de peltre, con fraternos abrazos despidiendo la vida, por propensos a luego no verse, víctimas del sumiso verde secuestrado por mandos lacayos de ajenos intereses, matando al mensajero en caliente, para tratar de impedir que el mensaje llegue uniendo fuerzas del pueblo en un solo frente, para después de tantas luchas y muertes, al fin surgir cual Gigante, como verdad que no muere, prendiendo el germen de pueblo alojado en su vientre, rescatando al padre Bolívar floreciendo rojo en el verde, uniendo en brazalete legado y espada, conquistando la causa proletaria el Poder Constituyente.

MARIO MARTIN
17.12.2015