27 abr. 2015

MORIR EN EL "MARE NOSTRUM"


Chorros y chorros de armas, dinero y violencia drenan los dueños de la guerra, desatando demonios e ingobernabilidad de la aldea, dejando la vida a merced de bandas sin fronteras, buscando nutrirse con “raras tierras” que bien les pagan corporaciones extranjeras, ejerciendo el poder déspota del miedo, persiguiendo sus fuentes y el dinero que les deja, arrasando poblaciones con crueldad como bandera, provocando en multitudes la estampida de gente buena, buscando nueva vida en otras tierras, pagando alto precio con penurias, a la carroña que el infierno les permea, embarcando temerarios la ilusión de escapar de ajena guerra, y aunque el barco sea precario, atestado hasta donde pueda, es la única esperanza que les queda, entregándose a Dios y al “Mare Nustrum” que en turbulentas aguas les franquea, para quedar finalmente en su fosa sepultados, junto a otros que ahogaron ya sus alas, bajo el peso xenofóbico de balas europeas, mientras al mundo anestesiado con su Frontex, impiden que lo vea, quedando impune los miserables genocidas, disfrutando con sus cómplices la ralea. 
    
MARIO MARTIN
27.04.2015


Fotocomposición con imágenes de la red