30 abr. 2015

PARAISO PERDIDO



Guiada por fauces de bífida lengua, palmo a palmo reptando hasta el último rincón donde menguan los respiros, en procura de latidos que amenacen con la cura a su perpetuo dominio; al acecho, depredando insaciable la natura, convirtiéndola en deshumanizados desiertos, siempre sigilosa tras su presa buscando perfecta la mordida, inoculando la innata y sublime pureza con el germen del prohibido fruto que enajena las mentes en el averno de los egos, haciéndonos perder el Paraíso. 


MARIO MARTIN
29.04.2015  


Foto de Internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario