6 jul. 2016

DE PALABRAS…MI MOCHILA VACÍA




Las musas están ausentes dejando de palabra mi mochila vacía, entre mis manos queda la hoja blanca en que mi alma, en su juego, variando el orden y armando estrofas, me sorprende con lo que siente su poesía, acudo entonces a letras sueltas para que pinte desahogos de su agonía, y así descubro, cuanto le aflige la barbarie que vive el hombre por estos días… y de mis musas razones de su abandono… para dejar de palabras… mi mochila vacía.
  
MARIO MARTIN
05.07.2016