28 jul. 2016

NUESTRO PROPIO TERRITORIO





Eufonías del silencio en noches de insomnio, con acordes sublevando entumecidas memorias, entre luz y tinieblas desnudando abismales pandemonios, uno en sus miedos por perecederos decoro, con estigmas del sentimiento profundo y puro, otro recorriendo, tentados laberintos fraguados en delirios voluptuosos, entre sombras de curvas sudorosas ardientes de pecado, ambas, debatiéndose en duelo por el alma, entre el Edén y los avernos, sopesando plenitud del tierno abrazo, luego de amarnos para quedar extasiados, y la erótica delicia guarnecida en nuestras mentes, seducida con lujuria por leviatanes depravados, disfrutando de la entrega con locura, devorando nuestras mieles hasta el grito desgarrado, hasta quedar exhaustos, satisfechos, quizás abrazados, hinchados del ego, pero con dolor en el pecho, vacío y desolado. Sigo en mi insomnio buscando destinos, donde se fundan ángeles y demonios, viviendo plenos, profundos y puros, para amarnos con todo, fundando nuestro propio territorio.


MARIO MARTIN
28-07-16