16 oct. 2015

CUANDO LA MUJER NO QUIERE, lo demuestra Salomón (Cuento)





Cuentan que a Salomón llevaron a una hermosa dama, que pedía con llanto desconsolado la justicia le amparara, contra un hombre que llevaban acusado de "manosearla" y haber su dinero robado ¡Ella fue quien me sedujo! el hombre gritaba, ¡Ese dinero es mío y fue ella quien me robó! Salomón viendo el asunto sin preámbulos ordenó: ¡Dejen libre a la dama y regrésenle su dinero! ¡Y al ladrón, me lo encierran en la Cana! La mujer se fue muy contenta y el hombre preso quedó, pero a los pocos minutos, Salomón dijo: ¡Fue un error! y lo soltó,  al hombre reclamar su dinero, Salomón le ripostó ¡¿Tú dinero? ¡Anda y lo quitas a la dama, que se lo llevo! El hombre salió corriendo y tras corto trecho la alcanzó, la dama como gata con todas sus fuerzas se defendió, arañazos, golpes, mordiscos y hasta patadas le dio, no dejando ni que la tocara, mientras al dinero protegió. La trifulca fue tan grande que de vuelta al despacho la policía los llevó, donde Salomón ahora sentenció: ¡Ha quedado comprobado que la dama aquí presente en todo momento mintió, cuando ha podido proteger su honra como al dinero cuidó, así que suelten al hombre, devuélvanle su dinero, a la dama me la encierran por ladrona y por qué sin escrúpulos, no le importó, perdiera su libertad el hombre, encima de qué lo robo! Quedando demostrado que la mujer cuando no quiere no abre su bolso, y lo defiende con tesón.


MARIO MARTIN
01.11.2014 Reeditado 16.10.15


Foto de Internet