12 oct. 2015

HABITUADO CRISTAL



Cristales a creencias habituados, que enaltecen con sublimes razones, esculpidas en invisible manto, el dictamen de nuestras decisiones. Normas, para ser “bien aceptados”, metas persiguiendo “Un Aprobado”, patrones de mundo acostumbrado, trazado con lápiz escalado de valores: “¡Conocido, aún malo, siempre  es conocido, nuevo exacerba nuestros temores, debemos trabajar como "Dios manda", evitar riesgo, y no creer en Soñadores!” “¡Cerrémosles, nuestra mente y corazones, que con ardides esconden intensiones, quieren cambiar las cosas y sus razones, ofreciendo sueños de que serán mejores!” Imaginen a un pobre siendo rico y a un rico –aterrado- siendo pobre, y a un hijo de la prole igualado ¡Estrechado con el nuestro! ¡y sus valores!” “Digamos a todos, con qué horrores, se impondrá el mal de estos señores, y sembremoles miedos, quizás nos garantice que el  mundo conocido no se desmorone” “¡Regarán, la igualdad de condiciones, aboliendo nuestros exclusivos sectores, regalando al qué estando abajo no costó nada lo que a nosotros costo sudores” “¡Acabarán con las riquezas de la dote desperdiciándola en gastos innobles, sin dejar utilidades millonarias a los que sí merecemos los controles!” “¡Nos pondrán la vista "los mayores", quitándonos el premio de su Visa, y al asociarnos a “Soñadores de la isla” seremos blanco de sus detractores!” “¡Querer manejar nuestro designio, imperdonable insolencia de los pobres, que no estando preparados para ello, hundirán al país con sus errores!” “¡Miedos propagados a montones, usando la red de los rumores, no importando que algunos se develen, siempre habrá cuentos peores!”.¡Qué Tristeza!  ¡Valla manera de “opinar”! Atados al tiempo con promesas, que otros “inmerecidamente” lograrán, hará parte de sus tantas frustraciones, por seguir viendo invertido el mundo, a través de su Habituado Cristal.

MARIO MARTIN
21-09-2014