13 oct. 2015

NO SOY PRINCIPE, NI AZUL




Andando por la vida… tratando de agradarte, en tornasol de azul cambiando a cada instante, complaciendo de tus enfoques y  las variables, pero tú nervio óptico, fue siempre tan tajante, sin lograr conformarse con el tono resultante. Soy de un índigo que se destiñe con los años, ajustado a la vida y sus condiciones de uso y aunque para tus ojos, no soy “azul elegante”, te digo, el azul no importa, cuando de auténtico se trate, cansado del añil en enjuague de mí lavado, me doy cuenta que vivir no es tan complicado, qué fuera del “Palacio”, el color no es importante, y qué no nací para Príncipe Azul ni Adorado, qué la vida es bella con sus múltiples colores, qué no son formas sino esencias lo que vale, qué nacimos felices para ser libres e iguales, amar y ser amados, como somos… sin ropajes

MARIO MARTIN
18-10-2013