7 may. 2016

AQUEL ROSTRO, ACECHANDO EL TIEMPO


La magia de un beso que no calla, celebrando trascendencia en tus momentos, complacido de compartir contigo desde el alma los gozos plasmados en tus versos, quedando además cautivo de aquel rostro que emergiendo tan bello de la estática, con dulce y melodiosa voz clavó en mí, con trazos hermosos de tu gracia, reconocerte en mis sueños, moldeando las letras que desnudan el alma, soltando riendas a los deseos de bonitos momentos, y así, flotar exquisitos, extraviados de naufragios, sin rubores ni vergüenzas, sin grietas en la piel, elevándonos sin pesos en la barca, sobre delicias derramadas entre vencidos temblores de tu cuerpo, extinguiendo amargas soledades con el dulce elixir de tu centro, encendiendo con lujuria madrugadas, de un te quiero, inmersos en el mar de tus entrañas, bailando al ritmo melodioso de un preludio, humedeciendo mañanas, con mis labios entre tus labios en mágico encuentro, para, sin virtualidad conocernos, haciendo palpable nuestros besos .

MARIO MARTIN

07-05-2016