14 oct. 2015

VENDAS INAUDITAS



Golpean el rostro vendas de ignorancia inaudita, no haberme dado cuenta de la  importancia de la esencia que la historia recita. Sin conocer la yerba, feliz de la vida, con voz ingenua y sin rima, tallando el sentimiento que eleva, sin mirar disonancias, por cuanto el mensaje llega. Ciego a ritmos de fonemas, métricas, consonantes, asonantes, silabas y simétricas. Sordas asonancias, tónicas, hiatos y sinalefas, herramientas del arte, de la ciencia, creando emociones en imágenes sin nombre, qué cuando nombres, perezcan. Me siento como el niño coloreando las siluetas, rebasando los contornos de ilusiones imperfectas, recibiendo los elogios de un mudo parecer, ¡qué pena! egoísmo o ignorancia, no me ayudaron a aprender, siendo el día que lo haga, con la plena intención de ser. Nunca es tarde y agradezco al amor en su virtual providencia, el desvanecer de los vendajes que me impedían florecer.

MARIO MARTIN
30.11.2104