16 sep. 2015

CELESTIAL ALBORADA


Diosa dormida a orillas del cielo, los cálidos rayos de la alborada irradian deslumbrando la hermosura de tu cuerpo, para prolongar el más divino de los sueños y seguir volando en alas de locura, recorriendo con placer hasta el último rincón del firmamento, bebiendo en tu sagrado cáliz el néctar embriagante de lujuria, dando sustento, al crisol donde se funden nuestras ganas, cristalizando el mágico elixir con que brindamos eterna la unión de nuestras almas, en sueños que suman ahora, construyendo mañanas.
  
Mario Martin
15.09.2015