12 dic. 2014

MALABARISMOS DEL TIEMPO





Tiempo real motorizando inexorable impermanencia de las cosas, sus agujas de bitácora trazan la ruta de un mañana, administran nuestro ritmo, marcando el compás del alimento y las transformaciones de la historia. El tiempo de Einstein, el tiempo cuántico, el tiempo espacial... pero existe otro tiempo que ha sido usurpado como instrumento vital por el sugestivo truhán que comparte nuestro adentro, jugando malabares con nuestras emociones y sentimientos empapados en subjetividad, arrebatándonos el instante en que existimos de verdad ¿Quién sabe con cuáles intenciones? Haciendo eternos los segundos en la espera e ínfimos minutos los de goce, secuestrándonos disfrutes con exagerados espejismos e idealizaciones, para luego regodearse ante el defraude provocado por insatisfechas ilusiones, robándonos presencia en el ahora –como único momento en que se ama– con danza de hologramas, entre amargos y dulces, con que las risas empaña, y los felices goces, que por envidia lo mata, haciéndonos presente como catastrófico el panorama o pintándonos como imperfecto el molde en que la vida nos fragua. Entre tiempo y tiempo llega el Tiempo de Observar, las relaciones del tiempo con el tiempo de tú truhán, para descubrir sus Egoístas intenciones, y mirándole a los ojos saquemos conclusiones, que nos permitan avanzar, comprendiendo que el momento abarca el tiempo en que existimos, y que se existe… para amar.


MARIO MARTIN
11.12.14

Foto Composición con imágenes de la Web