11 sep. 2016

ENTRE LAVAS Y HIELOS


Oigo mi nombre en tu silencio, y mi trasnocho despiertas, regresando en puntillas y descalzo, siguiendo tus huellas, en el mágico poniente, o para ti el ocaso, dejadas como herrumbre sobre el imponente Atlántico, donde embriagado en el elixir de tus versos, del amor enamorados, me intuyeron tus encantos, para luego en contertulios despertar arrollado, en éste, nuestro mundo de letras, de exclusivo imaginario, de ternura y pasiones salvadas del letargo, con susurro en cascadas de colores de un amor aguardando, mientras disfruto palpitando en tus delicias, con los húmedos labios a los tuyos esperando, y la dulce caricia, perdida sobre orillas que se estremecen a su paso, al anclarme en tu remanso, entregado indefenso al gemir de tus hechizos, cabalgando en tus silencios de ardientes riscos, entre lavas de tu cielo y hielos de tu averno.

MARIO MARTIN

10-09-2016