7 nov. 2014

LA GARRAPATA Y EL DOCTOR (Moraleja)



Un chiste pude oír y se los traigo a compartir haciéndolo moraleja, que quizás algo deja. Se trata de un doctor que de viaje decidió ir, dejando sus consultas a cargo del hijo que recién graduaba. Así fue que le llegó un Don con fuerte dolor de oídos, buscaba a su padre, que por años lo trataba, ¡Sus prodigiosas manos, siempre lo curaban! no queriendo que otro ni siquiera se asomara. El joven le explicó que su padre se encontraba de viaje y tras lograrlo persuadir aceptó que lo tratara. Examinó el oído y,¡Sorpresa, lo qué faltaba!, una panzuda garrapata en el fondo se alojada. Tomando pinzas, algodón y alcohol, ¡Zas, se la sacó!, diciendo el paciente ¡Qué alivio! y al pagarle se lo agradeció. Al llegar de viaje su padre, el hijo le contaba haber asistido al Don, al que el oído le dolió, ¡No me digas! lo interrumpió el padre, y preguntando sé apresuro, ¿Qué hiciste con la garrapata, en oído del Don? ¡No puede ser! ¿Qué hiciste? ¡No! ¡Por Dios! ¡Tuviste que haberla dormido hasta una próxima ocasión! ¡No entiendes, esa garrapata fue la que tus estudios pagó! ¡Ahora tu posgrado, quien lo pague serás tú! y así, a Toño El Amable, en el chiste lo mando, dejándonos la enseñanza, que por comercialización de la salud, será mejor siempre consultar a dos.

MARIO MARTIN
03.11.2014