21 nov. 2014

PLACER ERRANTE




En el río de concreto un encuentro casual, tambaleantes pasos de perezoso caminar, adolescentes formas de social irreverencia ofertando masajes con la sugestión de intimar, con inocencia cierta de reciente opción, sin mostrar temores de descubrir su identidad, ofreciendo discreción si decides aceptar la oferta voluptuosa de su fantasía sexual. Confrontación de eros y melindres, al mostrar su talle con acotación de natural, interrogando sí te parece deliciosa, con un cuándo llames, te lo va a demostrar. Oferta de placer errante, en mi mejilla sublimes labios de lento posar, dejaron en cálida huella un hasta luego de sensualidad “mortal”, haciéndome sucumbir en el dilema de confrontar instintos y conciencia, para al final, a la tentación del monumental encanto, ceder el paso dejándola pasar, quedando con la honda tristeza por las causas y renuencia de ser consecuencia de un síndrome social, deseando sepa protegerse, que la enfermedad y maldad logre evitar, esperando tropiece circunstancias y un mejor camino logre transitar.


MARIO MARTIN

04-08-2011


Foto de Internet